¿Y si no puedo comer huevo?


Sabemos que es muy difícil resistirse a la tortilla de patata por lo que hoy os traemos diferentes alternativas que sustituyen el huevo para aquellas personas alérgicas a dicho producto o veganos, sin olvidarnos de simplemente las personas que quieren probar otras alternativas o como muchas veces nos ha ocurrido cuando el cuerpo pide tortilla y se nos han terminado los huevos con el supermercado ya cerrado.

Existen muchos trucos para reemplazar los huevos en la cocina, como por ejemplo mezclar un chorrito de vinagre con una cucharadita de bicarbonato de sodio, combinar un poquito de agua con semillas de linaza, batir un chorrito de cerveza o agua con gas con las diferentes harinas, el tofu, el yogurt de soya, la salsa de manzana, plátano triturado o productos más innovadores como las algas. Pero no todas las mezclas son las idóneas ya que necesitamos que cuajen los diferentes ingredientes.

  • La utilización de la harina de garbanzo es una de las más conocidas, es una innovación de origen suizo. Además de estar deliciosa, sale más económica que utilizando huevos porque el paquete de harina dura bastante tiempo y cunde mucho. El sabor y la textura son muy similares a los de la tortilla tradicional, podríais engañar a cualquiera, y no solo es apta para veganos o alérgicos al huevo sino también para celíacos (porque la harina de garbanzo no tiene gluten).

    La receta es muy simple, sólo lleva seis ingredientes: harina de garbanzo, patata, cebolla (al gusto), agua, aceite y sal. Únicamente tenemos que mezclar la harina de garbanzo con agua y para eliminar el sabor a garbanzos utilizamos un chorrito de vinagre de manzana o vino blanco. ¡el truco está en la consistencia de la mezcla! no tiene que quedar espeso porque sino la tortilla quedará muy harinosa.

    Si queremos que la tortilla de patata nos quede más jugosa podemos añadir a la mezcla 2 cucharadas de almidón como la maicena o la tapioca. Y si deseamos darle un toque más especial, en lugar de mezclar la harina solo con agua la mezclaremos con leche de soja o de vaca y un poquito de queso en crema.

  • Una de las recetas más innovadoras es la utilización de agar agar, un alga que sirve para espesar comidas y que se utiliza mucho en la cocina oriental. Para ello mezclaremos 200 ml de agua y 200ml de nata a fuego alto hasta que rompa a hervir y después retiraremos dejando enfriar la mezcla. Cuando la mezcla esté templada, añadimos 2 gramos en polvo de agar agar en forma de lluvia y pondremos a cocer a fuego medio la mezcla unos 2 minutos teniendo cuidado de que no se pegue. Una vez la mezcla esté uniforme, añadiremos las patatas y cebollas fritas y colocaremos en cualquier bol o en la misma sartén ,solo para ayudarnos a darle forma a la tortilla, ya que  hay que meterlo en el frigorífico pues el proceso de cuajado se hace en frio.

En ambas recetas hay que tener en cuenta que al no llevar huevo pierde el color tan característico de la tortilla por lo que si queremos hacerla llamativa a la vista podemos añadir un poquito de colorante alimenticio.

Son recetas muy sencillas que aconsejamos que probéis, pues parece inviable que un plato con unos ingredientes tan básicos y específicos como el huevo pueda ser eliminado de la receta tradicional y quedar unas tortillas de patata riquísimas.

Comentarios

comentarios